Inspirational, Sin categoría

Para mayo… violetas y lavandas

3 mayo, 2019
color del mes de mayo violeta, por Les Jardins de Juliette

El violeta es un color secundario que se origina mezclando el rojo y el azul, y es esta cualidad de color mixto la que asigna al violeta sus sentimientos ambivalentes.

En ningún otro color se unen cualidades tan opuestas como en el violeta, ya que representa la mezcla de lo masculino con lo femenino (rojo y azul), y de la sensualidad con la espiritualidad. La unión de estos significados contrarios es lo que determina el simbolismo del color violeta y todo lo que representa.

Es por ello importante distinguir entre dos tonalidades principales: el violeta amatista y el violeta púrpura o morado.

El violeta amatista es un color relajante y sutil al que se le asocia una gran fuerza espiritual y una especial sensibilidad, y que además suele tener un efecto calmante y de control sobre personas irritadas o irritables.

Sin embargo, al violeta púrpura se le asocian cualidades como egocentrismo, ansia de poder y materialismo.

El violeta se percibe como extravagante porque es el más singular de todos los colores y en él siempre está presente la duda de si predomina el rojo o el azul, además de que es un color que cambia con la luz.

Todos los colores mixtos parecen ambiguos, subjetivos e inseguros pero el color lila, en el que el rojo, el azul y el blanco están nivelados, es el de la máxima ambivalencia.

Escoger el violeta responde a hacer una elección consciente de un color especial.

Quién se viste de color violeta quiere llamar la atención, quiere distinguirse de la masa. Quién elige el violeta sin que verdaderamente le guste da la impresión de ir disfrazado, y parece que el color tiene más fuerza que quién lo usa.

El violeta es el color en el que se funden todos los opuestos porque combina la sensualidad y la espiritualidad, el sentimiento y el entendimiento, el amor y la abstinencia.

Como curiosidad destacar que, cuando se está haciendo de noche, es el último color antes de la llegada de la oscuridad total.

En el simbolismo indio, el violeta es el color de la transmigración de las almas y en el simbolismo moderno es el color de las drogas alucinógenas, que abren la conciencia a sensaciones irreales. Los nombres de estas drogas suelen ser violetas como ‘purple heart’ o ‘purple rain’.

Hacia 1970, la ampliación de la conciencia fue el tema de la nueva década y, en consonancia con ello, el violeta se puso de moda. De esta época es el famoso grupo de rock llamado Deep Purple.

Feminismo

En 1908, la inglesa Emmeline Pethick popularizó los tres colores del movimiento feminista: violeta, blanco y verde.

Su explicación era la siguiente: «El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo.»

Tenían que ser tres colores, pues desde la Revolución francesa las banderas tricolores eran el símbolo de todos los movimientos liberadores. Y sobre todo tenían que ser colores que hubiera en el armario ropero de toda mujer y que no implicaran adquisiciones caras.

Además los colores debían de parecer cotidianos para reconocerse sin confusión posible como los colores del movimiento femenino, y este efecto identificador no podía conseguirse con un solo color. En las manifestaciones, aquellas mujeres llevaban escarapelas con los tres colores (violeta, blanco y verde) y bandas del hombro a la cintura.

En el violeta se unen lo masculino y lo femenino por ello ningún otro color puede simbolizar mejor la homosexualidad. En el tiempo en que se despreciaba y castigaba la homosexualidad, las camisas de color lila y los pañuelos de color violeta eran signos discretos para los que entendían.

The purple hand (una mano violeta) se convirtió en símbolo de la gay liberation estadounidense. En 1969, los homosexuales se manifestaron ante el edificio del diario Examiner de San Francisco, que publicaba artículos contra los ellos. El personal del diario arrojó a los manifestantes pintura violeta por las ventanas. Los manifestantes mojaron las palmas de sus manos con la pintura violeta y las imprimieron sobre los muros del edificio.

Bienvenida a una nueva experiencia en el color.

Descubre el violeta a tu alrededor, y en tu interior.

¡Hasta pronto!

Fuente: aprendizajeyvida.com

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply